sábado, 26 de julio de 2014

Fiebre vallenata en Riohacha

Por: Ernesto Josías Rutto Ortega

Esta gran fiebre que se activa cada vez que hay una presentación del equipo, y perdura por el resto de semana  puesto que los habitantes  de la ciudad comentan  todo lo que fue el partido y algunas de las jugadas.

Los partidos en esta región se vive de una forma diferente no obstante  que el equipo no pertenece a esta parte del país, esto implica que los aficionados acudan al estadio no solo a ver jugar y animar al cuadro local si no van por ver un buen espectáculo, pero sin duda alguna cuando el conjunto vallenato consigue una victoria es causa de gran alegría para todos los habitantes de la ciudad.

Los aficionados   buscan la manera de entrar al estadio ya que la administración municipal ha dado ciertas comodidades en los costos para que los asistan al encuentro deportivo.

Los partidos no se acaban cuando el árbitro da el pitido final, ya que los hinchas  comentan lo que ocurrió el encuentro  en sus residencias y lugares de trabajo.

Los partidos contra  Unión  Magdalena

Sin duda alguna Los partidos contra el conjunto bananero se viven  de una forma diferente no solo porque este es uno de los clásicos costeños y uno de los  más importantes de la costa en la primera B nacional. Se vive con gran fervor por que la escuadra del Magdalena en el año anterior  jugaba en condición de local en esta ciudad.

Cuando los samarios   jugaban de local en esta ciudad le fue muy bien a lo largo del primer semestre   con resultados muy positivos al punto de clasificarse a los octavos de final y luego se clasifico  a la gran final que jugaría con Uniatónoma de barranquilla que milita actualmente en la primera división del futbol profesional colombiano.

En la  final el Unión ganó el primer juego  en condición de local  de una forma no muy convincente  para el público, y en la ciudad de barranquilla perdió por lanzamientos desde el punto de penal.

Luego de esta frustración  en la final los riohacheros expresaron su inconformidad retirándose poco a poco de las tribunas.

Como viven los hinchas vallenatos la fiesta de la B

En la región del Cesar se vive de una forma diferente ya que el  equipo es oriundo de dicha región,  pero la mayoría de sus seguidores  no pueden venir  desde Valledupar a  ver jugar a su escuadra ya que no tienen la facilidad económica o no tienen tiempo ni espacio para acercarse  a al estadio Federico Serrano Soto.

A estas personas les toca vivir el momento del partido de una forma diferente, unos los oyen por  radio, otros prefieren ver el minuto a minuto que publican las páginas virtuales   que informan  lo que  pasa en él encuentro deportivo.

frontpage hit counter

La Prudencia: virtud del bien decir y el bien hacer

Friedrich Engels: “Tanta prudencia se necesita para gobernar un imperio, como una casa”.
Por: Alejandro Rutto Martínez

Refrán popular: “La conciencia vale por mil testigos”
Antes   que nada es necesario desmitificar esta virtud, pues en los últimos años se ha usado el término “prudente”  para designar a una persona refugiada en el palacio de la inoperante comodidad, a quienes son alérgicos a correr riesgos, a quienes son aficionados a la quietud extrema, a la inoperancia total y a la tranquilidad sin resultados.   Se le llama así también a quien, en el colmo del cinismo, se acomoda por interés a diversas posiciones así estas sean contrarias.
Dejemos  claro, para comenzar que no se les puede llamar prudentes a las personas taimadas, expertas en ocultar sus sentimientos, sus emociones y sus verdaderas intenciones detrás de una muy ensayada sonrisa que re
sulta ser de engaño. Tampoco lo es quien aplica sus actorales para fingir un comportamiento mediante el cual  disfraza sus verdaderas intenciones y sus bajas pasiones.
La prudencia no es  una técnica, ni una manifestación de la despreciable hipocresía. Nada más alejado de la realidad.   La prudencia no puede ser una máscara ni un disfraz.  Tampoco un freno de mano para quienes deseen mantenerse en constante movimiento hacia el logro de sus más altos propósitos.
La prudencia es la buena costumbre de razonar recta y cuidadosamente en todo lo que se debe hacer.   El prudente no actúa de manera impulsiva ni se deja llevar por las emociones: ni por la alegría ni por la rabia; ni por el afecto ni por el rencor.   El prudente  conoce la situación, piensa en ella y luego actúa de manera sabia.
Si nos damos un paseo por la etimología  encontramos que prudente viene del latín “prudens”, “prudentis” cuyo significado es conocedor, experto, cauto.  Prudencia también viene del latín,  de la palabraprudentia y ésta a su vez de pro videntia, el que ve por adelantado, o el que ve para adelante, el que es prudente.  

En una definición simple de diccionario podemos decir que la prudencia es la “cualidad que consiste en actuar con reflexión y precaución para evitar posibles daños”
La prudencia, al enseñarnos a analizar y comprobar antes de decidir y actuar teniendo en cuenta las consecuencias, tiene una alta incidencia en nuestra vida, en la forma en que nos desenvolvemos dentro de la comunidad a la que pertenecemos  y en  nuestra escala personal de valores.
Cuando prescindimos de la prudencia o simplemente la dejamos a la orilla del camino nos metemos en los vericuetos de la imprudencia,  que nos lleva a la indiscreción a las salidas desafortunadas y a los innecesarios enredos que nos ponen en situaciones difíciles.   Un imprudente, cuando visita al enfermo,  le dice sin anestesia: “Debes tener cuidado. De eso se han muerto cuatro personas esta semana” y de esa manera su visita al hospital desemboca en un resultado contrario al esperado.
Pero mucho cuidado, la prudencia en exceso puede ser dañina porque suele conducir a  indeseable inacción, a la cuestionada negligencia o al pecado por omisión,  contenido en el capítulo 4, versículo 17 del libro de Santiago: “El que sabe hacer el bien y no lo hace, comete pecado”. La prudencia es, pues, buena consejera, pero deja de ser virtud, cuando existe la necesidad de actuar y nos tomamos todo el tiempo del mundo sin tomar una decisión, lo cual es a la larga otra forma de tomar una mala decisión.
Ser prudente es una expresión humana y una forma de abrirnos espacio en el mundo de la caballerosidad, la decencia y la sana convivencia entre todos los ocupantes de la nave planetaria.
Alejandro Rutto Martínez es un prestigioso periodista y escritor colombiano, vinculado como docente a varias universidades colombianas. Es autor de cuatro libros y coautor de otros tres en los que se aborda el tema del liderazgo, la ética y el Desarrollo Humano.

myspace web counter
myspace web counter

viernes, 25 de julio de 2014

La educación como proceso de interacción y comunicación


Por: Alejandro Rutto Martínez

La educación es un proceso mediante el cual la sociedad se propone divulgar, compartir, socializar y transmitir los conocimientos que ha elaborado de diversas formas. Es un propósito transgeneracional puesto que una generación actual desea entregar su legado a una generación de relevo que en un tiempo determinado asumirá las responsabilidades políticas, económicas y sociales en el ámbito local, regional, nacional e internacional. 

El presente escrito parte de la idea básica de que la educación es, en esencia, un proceso de interacción y también de comunicación. De interacción entre los distintos actores que lo hacen posible: profesores, padres de familia, autoridades educativas y estudiantes. 

Esa interacción tiene diversos matices: ´puede ser pacífica o violenta; amable o descortés; fluida o interrumpida; permanente o intermitente; grata o insoportable. Pero de esto hablaremos un poco más adelante. Por ahora debemos expresar que la educación es un proceso de comunicación pues los actores a los que se ha aludido no podrían entrar en contacto sino a través de una comunicación clara, precisa y con códigos comunes para todos.

Si adoptamos el concepto de María Isabel Álvarez Echavarría, tendremos que la comunicación es: “… una categoría polisemántica en tanto su utilización no es exclusiva de una ciencia social en particular, teniendo connotaciones propias de la ciencia social de que se trate”. 

Pero además la autora le da una importancia capital a la comunicación cuando afirma: “La condición humana está asociada indisolublemente a la comunicación como forma de relación entre los hombres”. Ana Ma. Fernández González, Ma. Isabel Álvarez Echevarría, Carmen Reinoso Cápiro, Alberta Durán Gondar. Documento “Comunicación Educativa” Pág. 3 Podríamos imaginar una ciudad sin calles y un pozo sin agua; hasta podemos cavilar sobre un avión sin piloto o un carro sin conductor. En un mar en donde no sople la brisa o en una noche sin estrellas. 

En lo que no podremos pensar nunca en un mundo sin comunicación. Y mucho menos en educación sin comunicación. Recordemos que los profesores comunican de manera permanente y también lo hacen los estudiantes. Comunican con la palabra escrita, con la oralidad y con las mil formas del lenguaje no verbal.

Dentro de la comunicación participan también los directivos docentes a través del establecimiento de reglas y disposiciones normativas; los padres de familia con palabras que sirven de apoyo y refuerzo a lo que hacen los profesores y la sociedad como sujeto activo de la enseñanza y del aprendizaje. Se comunica al principio del año lectivo, en su desarrollo y al momento de su finalización. 

El acto de la clase y cada una de las actividades curriculares y extracurriculares llevan consigo una alta carga de comunicación sin la cual no sería posible enseñar ni aprender. 

 Y a estas alturas es importante hacer una aclaración: la palabra hace parte de la comunicación pero la comunicación es mucho más que solo palabras: las sonrisas de los niños comunican satisfacción y afecto; un aula limpia comunica la idea de orden; un profesor bien vestido comunica la idea de respeto por la profesión y un padre de familia que llega puntualmente a dejar su hijo y luego pasa con puntualidad a recogerlo, se convierte en un mensaje de responsabilidad familiar. 

 Por otra parte la interacción es un conjunto de acercamientos, encuentros desencuentros que tienen los individuos de un espacio geográfico determinado, en una época específica, con otros individuos del mismo lugar o de zonas más lejanas con quienes tienen algún tipo de relación física o a través de los medios de comunicación conocidos en la actualidad. 

 De forma concreta la Real Academia de la Lengua define INTERACCIÓN como: “Acción que se ejerce recíprocamente entre dos o más objetos, agentes, fuerzas, funciones, etc.” La interacción parte, pues, de una acción y al momento en que ésta es correspondida se constituye en interacción.

En el amplio escenario del mundo educativo las interacciones son además de necesarias, un elemento constitutivo del quehacer cotidiano en la medida en que la enseñanza, y también el aprendizaje, se da dentro de un ámbito social en el que los diversos actores cumplen su función gracias a que son capaces de relacionarse con otras personas, con el ambiente, con el sistema normativo, con los planes y, en general, con un universo amplio de protagonistas. La calidad de esa interacción puede facilitar o complicar el proceso educativo y ese será uno de los temas que abordemos en el presente trabajo. 

 Las teorías contemporáneas coinciden en señalar que la comunicación es inherente a la educación, pues no se puede educar a una persona o a una colectividad sin comunicarse con ella. 

 Dicho de otra manera, todo acto educativo requiere de unos mensajes que deben ser comunicados. Lo anterior no puede desviarnos de una consideración importante: las proximidades entre educación y comunicación tiene variados matices que es importante analizar en el desarrollo de toda investigación sobre el tema. Si dos personas asisten a un mismo lugar podrían estarse comunicando aún sin saludarse. 

Por el vestuario del otro, su estado de serenidad o nerviosismo, el hecho de que permanezca en un solo sitio de unos cortos pasos en la estancia, su color de piel, su fisonomía y su sexo, permitirán que sus acompañantes se han una idea acerca de quién es esta persona y su estado emocional. Pero en educación se requiere mucho más que observar el vestuario y el movimiento: es necesario que medien las palabras, los mensajes concretos y las interacciones. 

 La doctora Victoria Ojalvo distingue con claridad estos dos tipos de vínculos y precisa que un primer abordaje es una comunicación algo más simple al que denomina “no propositivo” es inherente a toda relación humana. 

Así lo expresa en sus propias palabras: “Un primer abordaje en el estudio de estos vínculos requiere establecer la distinción de dos niveles básicos en que se da la relación entre ambos procesos: el primer nivel, que pudiéramos llamar "no propositivo", es inherente a toda relación humana: siendo cualquier acto educativo una relación de individuos que entran en interacción; está implícita de hecho una dimensión comunicacional, donde se intercambian mensajes, aunque este obje¬tivo no sea consciente para algunos de los implicados”. 

 La autora señala la existencia de un segundo nivel en el que sí existen propósitos, intenciones y objetivos concretos para desarrollar procesos comunicacionales: “El segundo nivel se caracteriza por la existencia de un propósito, una intención, un objetivo expreso de llevar a cabo determinados procesos comunicacionales, como transmitir, in¬formar, compartir, debatir, etc.” 

La revisión de las posturas de los expertos acerca de la enseñanza plasma el hecho de que el proceso educativo se centra aún en las relaciones entre el profesor y el estudiante pero le dan una mayor relevancia a otro tipo de relaciones y de interacciones. 

 En ese sentido el estudioso debe observar con detenimiento las relaciones que se establecen entre los propios estudiantes y la formación de los grupos colaborativos y el surgimiento de otras formas de aprendizaje distintas al de un profesor que enseña y un estudiante que aprende. 

 A partir de lo anteriormente consignado es necesario tomar en cuenta algunas fórmulas más conocidas en la actualidad como lo son el aprendizaje en grupo, el aprendizaje cooperativo, el inter aprendizaje y la más novedosa de todas, a la que podríamos llamar aprendizaje inverso y es el momento crucial en que el profesor debe reconocer con humildad que es él quien, en determinados temas, debe aprender de sus estudiantes.

 Reconocidos investigadores, como J.C. Filloux han llegado a la conclusión de que la clase es en esencia, el arte de la comunicación puesta en escena y, en ese sentido tiene una función primordial al ser el centro de una correlación del saber. En palabras del autor precitado: “No hay duda de que una clase es por excelencia un lugar de comunicación. 

El campo pedagógico se define por la relación del maestro y del alumno con un saber que de diversas formas posibles es comunicado, o se comunica. La clase, que específica este campo en su dimensión de grupo, tiene pues, como función esencial, ser el sustrato de una correlación del saber, bajo la forma de transmisión, de aportación de información, de investigación activa, es decir, de proceso de comunicaciones" (13, p.69). 

 Notemos cómo el autor nos invita a reflexionar en tres estadios muy importantes de la comunicación: transmisión, aportación de información e investigación activa. Valga decir que es necesario asumir la responsabilidad de pasar por las tres etapas y desarrollarlas todas para que el proceso comunicativo dentro de la educación en verdad sea exitoso.

¿Qué podría ocurrir si la educación se conformara con la transmisión de información? Indudablemente regresaríamos a tiempos ya superados en que un profesor que “lo sabía todo” le transfería sus conocimientos a unos estudiantes que “no sabían nada”.

Obviamente no hay nada que esté más alejado de la realidad educativa en una época en que los estudiantes son nativos digitales y tienen mayores posibilidades de acceso a la información que sus propios profesores.

Tampoco podemos aceptar que el papel de la comunicación educativa se quede estancado en la aportación de información porque para eso serían suficientes los medios masivos de comunicación y las páginas de internet, a disposición de quien quiera consultarlas 24 horas al día, siete días a la semana. 

 La investigación activa sería el más razonable y deseable de los escenarios educativos pero su aplicación debe ir precedida de un esfuerzo por desmitificarla y ponerla al alcance de los estudiantes de todos los niveles, como una actividad que se puede realizar en el día a día, en todas las asignaturas y que puede ser desarrollada por todo el que desee emprender la aventura de encontrarse con nuevos caminos, mejores explicaciones a los fenómenos de siempre y con los nuevos conocimientos provenientes del esfuerzo propio de producir saberes y encontrar nuevas formas de ver el mundo y de afrontar los retos de la vida.

Retornemos al hecho señalado un poco antes en el sentido de que la educación no es un proceso simplista de comunicación, ni siquiera de enseñanza en el que participan como actores privilegiados el profesor y los estudiantes sino que abarca a toda la sociedad y por ello mismo se exige la creación de hilos conductores mediante los cuales fluya el lenguaje, la palabra y el conocimiento.

Por todo lo que se ha afirmado hasta ahora es importante citar una vez más a la Dra. Victoria Ojalvo, quien propone estimular de manera inequívoca la interacción entre los miembros del grupo escolar: “De lo anterior se deduce que estimular la interacción entre los miembros del grupo escolar arrojará positivas influencias sobre el aprendizaje: cuanto mayor sea la comunicación en un grupo, más se reforzará su vida interna, sus posibilidades de acción y de lograr los fines que se propongan. Una clase tendrá más vitalidad mientras mayor sea la interacción entre sus miembros”. 

 LA INTERACCIÓN: elemento básico del proceso educativo Si la comunicación es importante en el desarrollo del proceso educativo, la interacción lo es en una medida igual o mayor. Los seres humanos se caracterizan por ser, por encima de todo, seres sociales y en virtud de esta condición cumplen con las funciones naturales de sentir, pensar y actuar. 

 Daniel Goleman, en su libro Inteligencia Social, alude al concepto de “cerebro social” y sobre éste manifiesta: “Representa el único sistema biológico en nuestro cuerpo que continuamente nos sintoniza con las personas con las que estamos y que a su vez se deja influir por el estado interno de las personas” (Inteligencia Social, Goleman, Daniel. Pág. 18)

El autor expresa además que “Cada vez que nos relacionamos cara a cara(o voz a voz, o piel a piel), con otra persona, nuestros cerebros sociales se entrelazan”. (Ibídem Pág. 18) Independiente del “cerebro social” al que se refiere Goleman es un hecho que en el proceso educativo se dan las más variadas interacciones entre las cuales, basados en la experiencia, nos permitimos señalar que existen por lo menos cinco a las cuales se hará referencia en las siguientes líneas: 

1. RELACIONES DE INDIFERENCIA: son más frecuentes de lo que sería deseable en la comunidad educativa y en el aula de clases. Se ejemplifica en el profesor que llega a la escuela y no saluda al portero y se dirige al aula sin acercarse a quienes se encuentran en su camino. No se trata de una persona grosera ni violenta, pero tampoco de un ser humano cálido, que exteriorice sentimientos de amistad hacia sus semejantes. 

Ya en el interior del salón de clases el profesor o profesora mostrará la misma indiferencia con la mayoría de sus estudiantes, con quienes desarrollará una relación estrictamente profesional, similar al profesional de la medicina que desarrolla la consulta y prescribe medicamentos sin desarrollar ningún lazo de afectividad con su paciente. La consecuencia de esta interacción es la formación de estudiantes con pobres relaciones interpersonales y a quienes se les dificultará dar el afecto que no han recibido. 

 2. NTERACCIÓN VIOLENTA: Es frecuente en un gran número de escuelas e instituciones educativas de una buena cantidad de países en donde se ha visto como una verdadera amenaza a la convivencia pacífica en las comunidades educativas y va desde la burla y la imposición de apodos entre compañeros hasta la agresión física y, en casos más graves a dolorosos hechos en lo que las víctimas sufren lesiones graves o hasta pierden la vida. 

Se ha llamado la atención sobre éste fenómeno que en varios países es conocido con el nombre de “matoneo”, “bullyng” y “acoso escolar” y que ha motivado la movilización de la sociedad civil y de las autoridades para visibilizar el tema, detectar sus causas y aplicar soluciones para lograr su erradicación o, por lo menos su mitigación. 

 En el mes de febrero del año 2013 el Congreso de la República expidió la ley 1620 por medio de la cual se fomenta la convivencia pacífica en las comunidades educativas y se reglamenta los comités nacionales, departamentales, municipales e institucionales de convivencia. 

 En agosto del mismo año el Gobierno nacional expidió el decreto 1965, mediante el cual se propone comprometer a todos los actores involucrados en los procesos educativos para que propicien escenarios que conduzcan a lograr unas normales relaciones dentro y fuera de las aulas de clases. 

 Dicha norma establece una escala de gravedad de hechos violentos y fija una ruta de atención en la que deben participar entidades como el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, La Policía de Infancia y Adolescencia, las Instituciones Educativas y las Secretarías de Educación. 

La preocupación es mayor si se tiene en cuenta que la violencia escolar no afecta únicamente a los estudiantes, sino que se da entre estudiantes y profesores; padres de familia y profesores y en algunas ocasiones entre los propios docentes. 

 Erradicar las interacciones violentas de las aulas y, en general, de los escenarios educativos, es un paso necesario para que la las escuelas se conviertan en centros aptos para el diálogo, la convivencia pacífica y la producción y divulgación de saberes. 

3. INTERACCIÓN DESCORTÉS: Es en la práctica la antesala de la interacción violenta y se caracteriza por un trato áspero, inculto e indelicado hacia las demás personas. Cuando se olvidan las normas de cortesía se da paso a una atmósfera desagradable en la que se resquebrajan las relaciones de los estudiantes entre sí y de éstos con sus profesores. 

Dicha situación se convertirá en una interferencia grave para el proceso de enseñanza y de aprendizaje y dificultará el alcance de los logros previstos. 

4. INTERACCIÓN ESTEREOTIPADA: Es una interacción respetuosa, cumplida y educada pero fría y distante de la normal relación entre dos personas que se conocen y se profesan algún tipo de afecto. Pudiera decirse que es una relación estrictamente profesional en la que sólo cuenta “hacer lo que hay que hacer” o “actuar según las indicaciones del manual”. 

Está lejos de la calidez requerida para que el profesor se gane el interés del estudiante y despierte el él el entusiasmo requerido para obtener el más alto rendimiento en las clases y otras actividades de su proceso educativo. 

 5. INTERACCIÓN AMABLE: Entre los profesores y los estudiantes debe haber una interacción cordial para que fluyan con normalidad todas las actividades de la enseñanza que se pongan en práctica y también para que se dé un aprendizaje destinado a producir efectos positivos en el proyecto de vida personal y, en general, en la sociedad. 

La interacción amable no significa permisividad pero sí se sustenta en el desarrollo de unos vínculos amistosos y armoniosos en los que esté presente la afectividad y el reconocimiento de que todos los actores de la educación son primeramente y, por encima de todas las cosas, seres humanos, dueños de sentimientos y sometidos a una carga emocional que podría volverse aún más compleja si no existiera un respeto y una confianza mutua complementada por la acción conciliadora y, en cierto sentido, fraterna, del profesor hacia el estudiante y viceversa. 

Conclusiones Como cierre de este trabajo en el que se ha hecho un análisis cuidadosos de la educación como proceso de interacción y comunicación tenemos que llegar a la necesaria conclusión de que en todo proceso de enseñanza y de aprendizaje hay una constante presencia de la comunicación y de diversas formas de interacción entre todos los miembros de la comunidad educativa. 

Entre los conocimientos significativos que se derivan de la investigación realizada, podemos mencionar los siguientes: 

1. El docente es un comunicador por excelencia y su labor comunicativa se hace en diferentes lugares y momentos: en la hora de la clase, al momento de brindar sus consejos y asesorías, en la vida privada y a través de su producción académica. 

2. La comunicación educativa tiene un alcance trascendente y no existe solamente un emisor y un receptor sino comunicadores permanentemente activos quienes comparten sus mensajes con una intencionalidad definida y un propósito claro: compartir y recibir conocimientos. 

3. La Comunicación existe en todo momento y no se suspende cuando termina la clase o el período lectivo porque aún en esos momentos los participantes continúan conectados a través de su preocupación por adquirir nuevos conocimientos. 

4 . Los seres humanos son seres sociales por excelencia y la comunicación traza los vínculos para que en lugar de separarse permanezcan unidos por medios de sus intereses comunes. 

5. El ser humano posee inteligencia social y ésta le permite tener diferentes tipos de interacciones con sus semejantes. 6. Existen variados tipos de interacciones. Algunos de esos tipos deben ser promovidos en la escuela y otros deben ser desestimulados y eliminados por los problemas que provoca.
free web hit counter
free web hit counter

miércoles, 23 de julio de 2014

Valledupar derroto a Unión Magdalena 2-0 en Riohacha

Por: Ernesto Josías Rutto Ortega, especial para Maicao al Día

Valledupar hizo valer su condición de local en Riohacha y derrotó 2-0 a su similar de Unión Magdalena en juego válido por la Copa Postobón.

Fue un partido donde abundaron las opciones de gol a favor del equipo que hace las veces de local con más de 6 llegadas de peligro al arco que defendía el guardameta bananero Robert Manga.

En el primer tiempo solo se presentaron  dos opciones manifiestas de gol y   hubo un expulsado por parte del conjunto visitante quedándose así con un jugador menos en la cancha para enfrentar la segunda parte del encuentro. Siendo estos los evento más importante del primer tiempo que se vio interrumpido en el minuto 35 por el árbitro  central  que concedió un minuto para que los jugadores se refrescaran ya que las altas temperaturas que están azotando a nuestra región  era causa de deshidratación.

Para el segundo tiempo y con un jugador más en la cancha   el equipo  local fue en busca de una victoria  que lo posicionara en los primeros puestos de la tabla;  por lo contrario el equipo bananero con un jugador menos en el campo de juego buscaba sacar un empate que le diera a si su primer punto en la copa.

En el tiempo complementario el partido prometía ponerse más emocionante  ya que ambas escuadras jugarían un para sacar un resultado favorable. La primera jugada de peligro se dio al minuto 51 a favor de la escuadra vallenata en la que   Óscar Santos intentó de media distancia  pero al final la pelota salió desviada. 

En el minuto 53 se hace la primera sustitución del partido al  entrar   Tomás Enrique Velásquez por el jugador  Cristian Guzmán del cuadro local, con este cambio el DT buscaba más velocidad por las bandas. En el minuto 58 del encuentro se abre el marcador  a por intermedio  del talentoso mediocampista  vallenato Ángel David Cañas Arrieta en una jugada donde ataca el conjunto bananero y el balón es  recuperado por los defensas vallenatos quienes  se lanzan velozmente al ataque y con un pase filtrado por medio de la defensa bananera recibe el  Walter franco que no tiene espacio para rematar a portería y hace dos enganches al mejor estilo de Falcao para quedar mejor perfilado y así poder rematar a puerta con un disparo certero que impacta en el travesaño y le queda el rebote al joven medio campista Ángel Cañas que solo tuvo que impactar el balón para anidarla en la red. En el momento de la celebración medio estadio saltó de alegría ya que en esta ciudad hay muchos hinchas del Unión que hace tan solo un año jugaba de local en esta ciudad.

En el minuto  60 el cuadro local realiza su segunda sustitución y manda al campo al jugador Andrés Fabián Estrada Cabrera por  Saramys De Jesús Rodríguez Guillen, lo más obvio seria que el equipo defendiera la victoria obtenida hasta el momento, pero el DT solo refresca la zona de arriba para buscar salir con más velocidad.

Inmediatamente el conjunto visitante hace dos variantes para buscar el empate  entra Andy Esneider Parra por Richard Gutiérrez, y Darío José Tapia por  Andrés Mattos.

El partido se torna diferente ya que el Unión ataca y Valledupar sale a contragolpear. En el minuto 72 sale aplaudido el que era hasta el momento el jugador y goleador del partido Andrés Felipe Padilla sustituido por Oscar Javier Santos Mercado, y el cuadro visitante se jugó su última ficha mandando al campo a Luis Fernando Fernández por Debray Alfonso Blanco Yus.

Casi llegando al final del encuentro el conjunto bananero atacaba y el balón es robado por el defensa Ángel Cañas que se la da rápidamente al volante Janer Suarez que contrala el balón e intenta ingresar al área del conjunto azul grana pero es derribado por la defensa y es claro penal sancionado por el árbitro. El balón lo toma el delantero Walter franco y ex jugador del conjunto visitante, acomoda el balón y tomo distancia y decide mandarlo a la mano izquierda del guardameta visitante y convirtiendo a si el segundo de la tarde y dando como terminado el encuentro.



free hit counter
free hit counter

viernes, 11 de julio de 2014

Dos Zorros del fútbol

Por: Ignacio Escudero Fuentes*

Yo también quiero que gane Argentina la final del mundial Brasil 2014, pero no por los argentinos sino por su antítesis, el Papa Francisco, quien con su don de gente y humildad está dando lección a sus coterráneos y a la humanidad. Pero el corazón me dice que sí y la razón futbolística lo desmienten. Para nadie es un secreto que, de los cuatros finalistas el “jogo bonito” lo tienen los alemanes. Será un partido donde jugarán el gran partido no Mueller y Messi, sino Sabella y Low, dos zorros del futbol, esto debido que el futbol espectáculo ha sido remplazado por el futbol resultado, hoy, no son protagonistas los futbolistas sino los técnicos.
La final quedó en los continentes donde se juega el futbol más competitivo, también donde están los más granados futbolistas por su calidad y la bolsa que ganan. Además, ambos son campeones mundiales, con ventajas de los teutones, quienes se alzaron con los mundiales de Suiza 1954, Alemania 1974, Italia 1990, mientras los argentinos ganaron el mundial en su casa en 1978, México 1986.

Es importante tener en cuenta que desde el primer mundial en Uruguay en 1930, hasta Sudáfrica en 2010, en el continente americano se han celebrado 7 mundiales (Uruguay 1930, Brasil 1950, Chile 1962, México 1970, Argentina 1978, México 1986, EEUU 1994), ninguno hasta ahora ha sido ganado por los europeos.

En esta oportunidad estamos frente a otro escenario. ¿Cuál es? Pues bien, históricamente los europeos, sobre todo los alemanes fueron considerados poderosos y se hicieron merecedor del remoquete “Los tanques” por su fortaleza física, además veloces, resistencia y precisión en el pase. Hoy, agregaron a su futbol otro componente que en otrora era del futbolista suramericano, sobre todo brasileño y eso los hacían diferentes a los demás: la picardía, triangulan, filtran, hacen túnel, pared, paragüitas y letal al momento de definir, o sino que lo diga Julio Cesar.

El futbol que juegan los alemanes, es el mismo que jugaron los brasileños ayer y lo tiene Colombia hoy. Irrebatible es que,  fuimos sacados a sombrerazos limpios, por un pésimo arbitraje influenciada por la FIFA en el partido contra Brasil, sin desconocer que la tricolor en los primero 45 minutos no jugó bien. 

El grupo de muchachos ingresó al césped, nerviosos, asustados, no era para menos un partido con los pentacampeones, en su casa y con su hincha. Además, el profe Pekerman, quien recibió el reconocimiento y aclamación de 47 millones de colombianos que queremos su continuidad, se equivocó con modificar el equipo. 

El sabe como todos que en el futbol hay un adagio popular que dice que “equipo que gana no se cambia”. Él, inexplicablemente con Brasil sacó a Aguilar y metió a Guarín, sacó a Jackson Martínez que venía de hacer doblete frente a Japón y metió a Ibarbo. Ahí comenzó perdiendo el partido. Un jugador que hace dos goles en un partido mundialista, así sea suplente, en el siguiente partido sale a jugar de inicialista.

Pero no es hora de lamentaciones pero si de verdades. Entre otras, Colombia jugó bonito, gustó, ganó y supero las expectativas mundialistas. Primero, alcanzar la clasificación, no solo se logró sino que pasamos de segundo después de Argentina, hoy candidata al título; segundo, hacíamos votos para pasar a la segunda ronda y llegamos a cuarto de finales, pudimos llegar más lejos de no ser por lo que vio el mundo, menos el árbitro y la FIFA; tenemos el mejor gol del mundial anotado y seguro goleador James Rodríguez, entre otros.
Llegó la hora de la gran final, la misma de México 1986, donde Argentina de la mano de Maradona se alzó con la Copa frente a Alemania 3x2.

¿Emulará “la pulga” lo alcanzado por “pelusa”?,  amanecerá y veremos.

Escribió:

*IGNACIO RAFAEL ESCUDERO FUENTES
Exfutbolista de la selección juvenil de futbol de Colombia, Chile 1974.



myspace hit counter
myspace hit counter