miércoles, 8 de abril de 2015

Sentido de Vida, una hermosa audio conferencia de motivación

hit counter dreamweaver
hit counter dreamweaver

La Guajira, obra maestra de Dios

Alejandro Rutto Martínez

Hoy es un día hermoso para dar gracias a Dios por la forma en que se inspiró para crea uno de los lugares más hermosos del planeta y mañana también…y todos los días. Porque la obra de Dios ha sido tan grande y bella que no habrá forma de expresarle nuestra inmensa gratitud por el obsequio incomparable de ríos, mares, paisajes y gentes.
Yo me imagino la febril actividad y el movimiento incesante que hubo en el taller de Dios el día que todos los obreros allí presentes se dedicaron de lleno a crear la más hermosa península de Sudamérica: en el centro Dios omnisciente entregaba los planos terminados del inimaginable lugar que había concebido en sus arduas sesiones de exquisita tarea artística. Y sus ángeles lo tomaron en sus manos inmaculadas y de inmediato se pusieron a hacer cuidadosamente la labor encomendada. Consiguieron pinceles, acuarelas de luminosos colores para dibujar atardeceres y un lienzo enorme para plasmar muchos kilómetros de mar, y finos corpúsculos de arena para bosquejar el dorado tapiz del enorme semi desierto en el que convivirían hermanados y por centenares de años buenos las burbujas multi cromáticas de la vida y la quietud conmovedora de lo absoluto.
Algunos ángeles querían trabajar más de prisa porque tenían mucho trabajo acumulado, pero los más juiciosos les llamaron la atención y les explicaron que lo demás podía esperar. Tenían la orden de perfilar una obra maestra y la prisa no era una buena consejera. Por esta razón ordenaron rehacer las curvas lisas de las costas y trazar en cambio algunos salientes y entrantes que decoraran el cuadro final. De esta manera fueron apareciendo Punta Gallinas, Punta Espada, Bahía Portete y, por supuesto, el mítico Cabo de La vela.
Cuando el trabajo iba muy avanzado una cuadrilla de ángeles expertos en alturas comenzaron a levantar una montaña  gigantesca y al lado otra y otra más y eligieron los dos picos más altos para colorearlos de blanco eterno.   Un ángel entrado en años, experto en el color azul trazó varias líneas de ese color y estrellas una más larga y gruesa a la que después se llamaría Río Ranchería.
Unos laboriosos ángeles expertos  paisajes variopintos decidieron que no todo podía ser igual y por eso se dieron a la tarea de crear tres guajiras en lugar de una: por allá estaría la más seca y desértica; en el centro una región menos seca más poblada y más al sur una bien fértil y tapizada de verdes praderas.
Alguien más se puso en la tarea de dibujar unos puntos grandes que representaban a las ciudades y unos puntos más pequeños que representarían a los pueblos. El lápiz fue usado de manera prolongada porque los pueblos fueron muchos. Fue necesario traer otro y otro más. Y luego dibujaron unos puntos más pequeñitos  a los que llamaron rancherías y fueron muchos, muchos de manera que no había país en donde hubiera más puntitos que en la hermosa Guajira.
Dios no permitió que los ángeles crearan a las personas. Fue una tarea que se reservó para sí mismo pues quería crear seres humanos con un corazón tan grande como la misericordia que Él mismo tiene: haría niños inocentes y amorosos, dedicados a disfrutar su infancia y a soñar con su porvenir y también crearía mujeres en cuyos ojos estaría siempre la veta del inconmensurable amor por los suyos.
De esa manera Dios hizo la mejor de sus obras y quiso regalarla a quien la mereciera pero después de mucho pensar, decidió reservarla para sí y por eso la guajira es maravillosa, inmensa, ilimitada y es propiedad reservada, por el dueño de la vida. Propiedad del dueño de la vida…territorio de Dios.
frontpage hit counter
frontpage hit counter

lunes, 6 de abril de 2015

Carlos Gaviria: el librepensador

Amylkar D. Acosta M

 “Feliz el hombre a quien al final de la vida no le queda sino lo que ha dado a los demás” Armando Fuente

A La vida del Profesor Carlos Gaviria Díaz parece inspirada en la Ilustración y los ilustrados del siglo XVIII, quienes le dieron vida al movimiento intelectual de los Enciclopedistas, embrión de la Revolución francesa y de Los derechos del hombre y del ciudadano, condensados en sus tres principios luminarios: la libertad, la igualdad y la fraternidad.

La Ilustración sólo blandió un arma, la razón y apeló a un medio, la educación, al considerar que si al pueblo se le educaba y se le develaba la verdad no reincidiría en los mismos errores y horrores del pasado cruel. Carlos Gaviria a lo largo de su trasegar durante todo su periplo vital, que osciló entre la academia y la Política, sólo apeló a la razón como arma, fulminante por lo demás, para refutar a sus contradictores y para defender sus ideas, de las que siempre fue un militante irreductible. Siempre creyó, como demócrata integral que fue, en la fuerza del argumento y jamás recurrió ni cohonestó con quienes esgrimen el argumento de la fuerza para imponer sus puntos de vista.

Y la educación para él fue su obsesión y a ella se consagró por luengos años; su cátedra no estuvo confinada a las aulas universitarias, empezando por su Alma mater (la Universidad de Antioquia), porque siempre que daba una conferencia o participaba en paneles y foros lo hacía en ejercicio de su cátedra, ya que él nunca dejó de ser el inspirado y acucioso Profesor que conocimos desde la década de los años 70 del siglo pasado.

 Carlos Gaviria fue en vida un brillante intelectual, en todo su esplendor, siendo esta la más alta escala de la condición humana, a la que sólo les es dable acceder a mentes privilegiadas como la suya. Siempre que hablaba y él era de un verbo muy cultivado y elocuente, con un enorme poder de convencimiento, ponía a pensar a sus interlocutores y cautivaba la atención y el respeto del auditorio por su bagaje de conocimientos y el arsenal de argumentos, con toda su carga de profundidad.

Él, además de ser un aquilatado jurisconsulto era un aplomado filósofo del derecho, émulo de Sócrates, de Kant, de Kelsen y cómo no, de su filósofo de cabecera, el austríaco Ludwig Wittgenstein. De modo que cuando llegó a la Corte Constitucional admirable, a la que le dio vida la Asamblea Nacional Constituyente de 1991, le hizo honor y le dio lustre a la misma, sus providencias al igual que sus salvamentos de voto como Magistrado son piezas magistrales que dejaron una profunda e indeleble huella y siguen siendo obligados referentes del Derecho aún allende nuestras fronteras patrias.

El ex presidente de Francia, el socialista Francois Mitterrand afirmó en alguna ocasión que “la responsabilidad del intelectual es mayor que la que puede tener un financista, un empresario o el gerente de una empresa, por una sola razón, porque influye sobre demasiadas personas”. Intuyo que fue esta responsabilidad del intelectual y su compromiso con Colombia los que lo llevaron a abrazar una causa partidista, liderando el Polo democrático y aspirando a la Presidencia de la República.

Él encontró en el proselitismo político el mejor conducto para amplificar su mensaje, siempre coherente, consistente, porque en Carlos Gaviria no se conoció la doblez o el transfuguismo ideológico ni transigió con él.

Su vida toda, que fue ejemplar y ejemplarizante, también lo fue en la Política, él demostró que se puede ser político y honrado a la vez. Él, que fue socialista a fuer de Liberal manchesteriano, predicó con su propio ejemplo que la ética es consustancial con el sano ejercicio del derecho y de la Política, que tratar de separarlos es como intentar aplaudir con una sola mano.

Pero, además, era un convencido con Ludwig que “la ética no se predica, la ética se muestra” y que “la ética y la estética van de la mano”, así como también abrigaba la esperanza de que “la belleza y la verdad sean una sola cosa”. Ese era su talante! Carlos Gaviria, el libertario y el vanguardista se nos fue, pero su pensamiento y sus ideas quedan sembradas en la mente de sus incontables discípulos y seguidores, entre los cuales me cuento, porque su legado lo trasciende, como a todos los grandes. 

Su erudición y su capacidad oratoria la vamos a echar de menos, pero allí nos quedan sus obras, sus escritos y sus conferencias, que seguirán siendo una invaluable fuente nutricia para las presentes y las futuras generaciones del intelecto. Carlos Gaviria fue un adelantado de su época, quien mostró su gran lucidez y sapiencia hasta la víspera de su deceso.

De él puede decirse que al igual que los barcos de guerra se hundió en los piélagos del ancho mar con las luces encendidas en medio del fragor de la batalla. Él mismo, apelando a uno de sus autores favoritos de la literatura, que era una de sus tantas veleidades intelectuales, al lado de la música y el deporte, Jorge Luis Borges, trajo a colación en una de sus acostumbradas conferencias, esta vez sobre el mundo de la metafísica borgiana, una de sus frases metafóricas que fue como una premonición de lo que sería su momento postrero: “el río es el río de Heráclito, que se confunde con el tiempo, que somos nosotros, con lo transitorio, con lo que pasa, con lo ilusorio”. Paz en su tumba! Bogotá, abril 5 de 2015 www.fnd.org.co


asp hit counter

asp hit counter

jueves, 26 de marzo de 2015

El rugido del helicóptero en el cielo de Maicao

Escrito por: Alejandro Rutto Martínez

Los habitantes de Maicao debimos soportar durante tres días seguidos el rugido de un helicóptero de las Fuerzas militares el cual volaba tan bajo que se podía observar el rostro nervioso de los oficiales que desde su privilegiada posición oteaban el horizonte, mientras empuñaban firmemente sofisticadas armas de guerra.

Los maicaeros ya tenemos suficientes preocupaciones, pero un aparato tan ruidoso  y ensordecedor en un lugar en donde no son frecuentes los vuelos de aeronaves porque ni siquiera hay aeropuerto, no podía menos que despertar curiosidad y generar toda clase de comentarios. Entre otras cosas porque el sobre  vuelo de helicópteros ocurre como reacción  a sucesos desafortunados como el secuestro  y otra clase de delitos.

La gente tiene suficientes motivos de preocupación, decíamos, porque las cosas en el día a día no están nada fáciles. Decenas de comerciantes abren y cierran sus establecimientos comerciales sin hacer una sola venta en el día o sin ganar lo necesario para pagar el arriendo o pagar los servicios públicos. Y a propósito de servicios públicos estos (el aseo, por ejemplo) son tan costosos que algunos están trabajando solo para pagar las facturas de energía y recolección de basuras.  

Como si lo anterior fuera poco el desempleo tiene arrinconadas a las familias en donde no hay una fuente de ingreso estable para sostener los gastos del día a día y la inseguridad es tal que las mujeres ya no se atreven a salir con sus bolsos por el temor a que en cualquier calle aparezca alguien que se los arrebate.

En algunos barrios como Nueva Esperanza y Villa Luz, por ejemplo, sus moradores vieron no solo al helicóptero sino una descomunal movilización de miembros de las fuerzas armadas en patrullas, camiones y carros blindados. Los desprevenidos ciudadanos comentaban que tal vez se trataba del rescate de un secuestrado o de la búsqueda de algún delincuente de grandes ligas que se escondía en la zona. Finalmente se supo que se trataba de un operativo contra  el transporte informal de gasolina. Lo que no se explicaban era la magnitud de esta movilización de tropa, pues cada día los ciudadanos son testigos del paso de los vehículos transportadores por las calles de la ciudad y sus relaciones  digamos normales (ni malas ni buenas).

La parafernalia del helicóptero, las patrullas, las motos y los uniformes de varios colores me hicieron pensar que las aeronaves del Estado pudieran dedicarse también a sobrevolar las rancherías y los pueblos en busca de los niños que se mueren de física hambre y que al parecer no le importan a nadie.  

Necesitamos que los recursos públicos, en lugar de dedicarse a reprimir se usen para promover la vida y que así como se ha creado el ESMAD, un grupo especializado en golpear a los ciudadanos con bolillos y asfixiarlos con gases lacrimógenos cuando ejercen su derecho a la defensa, se creara el otro ESMAD, un Escuadrón Móvil Anti Desnutrición.  Y de esa manera los ciudadanos miraríamos hacia arriba y aplaudiríamos cada vez que aparezca sobre nuestro despejado cielo el ruidoso helicóptero que tanto nos ha angustiado en los últimos días.

Frase muy mencionada: ¿Por qué hay tantos recursos para la represión y tan pocos recursos para la infancia y la juventud?

contador de visitas

viernes, 20 de marzo de 2015

Colegio san José, cincuenta años.

Por: YIRA GONZÁLEZ  ESPINOSA
Profesional en lingüística y literatura de la U. de Cartagena.
Especialista en pedagogía y ética de la U. Juan de Castellanos.
Docente de la I.E.  # 4, sede San José


Un delicioso olor a champagne  perfuma el ambiente, una emotiva serenata con mariachis nos envuelve en la nostalgia y la alegría, una torta en medio de una mesa decorada con flores, durante la apertura de las bodas de oro  del colegio San José de Maicao,  trae a nuestra memoria la dulzura de agradables momentos en nuestro amado Colegio. Desde el 18 de marzo de 2015  y durante todo este año, los miembros de la comunidad educativa de esta institución, celebramos con júbilo su quincuagésimo aniversario.

Si, efectivamente han pasado cincuenta años desde la fundación de éste, el  primer colegio de bachillerato de Maicao. Sueño realizado de un grupo de hombres maicaeros que, preocupados por la inexistencia de un establecimiento en el que la juventud maicaera realizara sus estudios bachilleres  y aprovechando la presencia de misioneros del vaticano, convencen a uno de ellos para que les ayude en la consecución del  anhelado plantel educativo. 

Es así como amparado en el convenio de misiones del Vaticano se funda, en 1965 y por la ordenanza 012, el Colegio San José, así lo explica Julio Manuel Larios en su artículo “Por los Senderos de Nuestra Memoria”[1]. Como dato curioso, respecto a ese grupo de hombres maicaeros, cuentan que todos se llamaban “José” en honor al santo patrono de este territorio, y por ello el grupo se denominaba “los Josés”;  es lógico, entonces, pensar que el nombre del colegio es un  doble homenaje, a los gestores de su causa y por supuesto al santo patrono de Maicao.

Los festejos apenas comienzan. La madrugada del 18 de marzo, se realizó la alborada Joseísta con   una caravana de vehículos que, con música y la alegría de los docentes, anunció a Maicao el inicio de nuestra celebración. 

A las cinco de la tarde del mismo día, con su mejor gala, es decir su nuevo uniforme, los estudiantes desfilaron en peregrinación, con faroles y cánticos, desde el colegio hasta la iglesia San José, en el tradicional “Desfile de la luz”. Esta vez, no solo estuvieron acompañados  por sus docentes sino también por padres de familia y egresados, quienes con mucho entusiasmo se han unido a las festividades.

En las celebraciones joseístas del 19 de marzo, fecha de apertura de las bodas de oro, participaron  varios  invitados, entre ellos algunos medios de comunicación, personalidades del gobierno municipal  y el doctor  Alejandro Rutto, orgulloso egresado del colegio, quien en otras oportunidades ha contado, a las nuevas generaciones estudiantiles, como  hizo parte de un  grupo de diligentes egresados que luchó por conseguir  instalar la planta física del colegió san José en el espacio en el que hoy se encuentra.

Durante estos cincuenta años han sido muchos los  esfuerzos, y las glorias obtenidas por  estudiantes, directivos, docentes, padres de familia, egresados y otros,  por sacar siempre adelante la causa joseista. Hoy y  durante todo el año celebramos, pero no bajamos la guardia en la lucha por mejorar nuestras condiciones ambientales, fortalecer nuestra planta física y engrandecer  nuestro proyecto educativo.

La mañana del diecinueve de marzo se cerró felizmente con la intervención del conjunto vallenato de nuestros docentes “El ejemplo”, otro de nuestros orgullos; durante todo el año realizaremos eventos culturales académicos y deportivos porque el colegio San José sonríe mientras lucha formando con amor en valores, cultura y academia.




[1] Julio Larios. Por los senderos de nuestra memoria. REVISTA EXPRESION CULTURAL JOSEISTA. Primer volumen, marzo de 2010.
hit counter dreamweaver
hit counter dreamweaver